El 21 de julio, el Consejo Europeo acordó el Plan de Recuperación para Europa, con el objetivo de mitigar el impacto socioeconómico de la pandemia de Covid-19 y garantizar una recuperación justa para las economías de todos los Estados miembros de la Unión Europea.

El Plan de Recuperación para Europa se define como un paquete de trabajo ambicioso y completo que combina, por un lado, el Marco Financiero Plurianual 2021-2027 reforzado, y por otro lado, Next Generation EU: un extraordinario esfuerzo de recuperación destinado a abordar los efectos de una crisis sin precedentes.

 

Para garantizar una aplicación efectiva del Plan de Recuperación para Europa y que éste alcance al conjunto de la UE y sus socios a nivel mundial, los fondos de NGEU se canalizarán a través de los instrumentos y programas del Marco Financiero Plurianual, dotándolos de una mayor financiación para alinear el futuro marco financiero con las necesidades de recuperación y las prioridades estratégicas. También reforzará otros instrumentos para hacer que el presupuesto de la UE sea más flexible y receptivo.

Ahora, la próxima etapa para los Estados miembros es presentar, a partir del 15 de octubre, sus planes nacionales de recuperación y resiliencia que tendrán que coincidir con las prioridades europeas, entre ellas las transiciones ecológica y digital así como la resiliencia de las economías nacionales.

Audrey Chazottes

Author Audrey Chazottes

More posts by Audrey Chazottes

Leave a Reply